produccion-y-mantenimiento

Relato de una desalineación entre producción y mantenimiento

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Son las 5:40 p.m.  fin del primer turno de producción. El plan era producir 200 piezas de producto final en el turno para poderlas embarcar al cliente. Obtuvimos sólo 150 con buena calidad, un 75% del plan de producción. ¿Motivos? La etapa de corte en la línea estaba tardando más de lo esperado; algo no funcionaba bien en la máquina. De las 180 que si salieron, había 30 piezas con mala calidad que tuvimos que desechar, ya que los bordes de corte no estaban exactos. La productividad del día fue un desastre.

Intentamos solucionarlo en el momento, (bomberazo) detectamos que era problema del disco del corte, su desgaste era visible. ¿Cómo es que nadie lo había notado? Paso a seguir: solicitar al área de mantenimiento que los cambie. ¿Respuesta? no tenían disponible en almacén la medida correcta.

El área de mantenimiento solicita en el momento a compras unos discos, los cuales tardarían unas 4 horas en llegar, y siendo el único proveedor que los tenía disponibles, no quedó otra opción más que comprarlos a un 20% arriba del precio regular.

Me voy de la planta frustrado, ya que no cumplí mi objetivo del día como supervisor de producción, y claramente recibí un regaño porque ya nos era imposible entregarle al cliente a tiempo. Sin duda entregaremos cuando menos con 1 día de desfase a nuestro cliente más importante.

Adicionalmente, sé que dejé un problema a mi compañero del siguiente turno, ya que no solamente tendrá que intentar sacar el déficit de 50 piezas, sino que no sé cuánto tiempo más seguirá detenida la línea para que puedan reiniciar. Cierro el día sin ganas de que sea mañana; sé que lo más probable es que me enfrente desde el inicio del día a un problema.

¿Te suena familiar? Un relato un tanto genérico, y el problema de igual forma un tanto obvio. ¿Puedes percibir cómo la situación afecta desde la productividad, hasta la satisfacción del cliente y la motivación del colaborador? Entonces, ¿porqué es tan común que suceda?

La respuesta es porque no le damos la importancia y el tiempo adecuado a la planeación, pero sobre todo a la alineación de la planeación. La productividad óptima deriva de alinear todos los elementos de la cadena de valor. Claramente se siguieron algunos procesos:

  1. Producir basado en un plan.
  2. Reportar al área de mantenimiento.
  3. Solicitud de compras.
  4. Cotización a proveedores.

Aún así, ¿de qué sirvieron todos estos procesos si no están alineados?

Regresemos el tiempo: ¿Qué hubiera sucedido si nos hubiéramos tomado el tiempo de alinear producción y mantenimiento? Es un error pensar que “la urgencia” de producir le gane a la importancia de planear y alinear. 

Imagina lo siguiente:

El área de ventas carga sus pedidos a tiempo, entran las órdenes de producción y sabemos que durante las siguientes semanas produciremos X piezas del producto BZ. Esta orden inmediatamente lanza un BOM (Bill of materials, por su siglas en inglés) pero al mismo tiempo nos indica el tiempo de corte que se utiliza en mi línea.

Sabiendo esto, se dispara de manera preventiva una orden de trabajo al área de mantenimiento, quien solicita con tiempo al área de compras la refacción necesaria porque sabe que al disco instalado le quedan solo X días/horas productivos de corte. El área de compras cotiza con mínimo 3 proveedores, y tiene tiempo de negociar el precio. La refacción llega con tiempo y el área de mantenimiento programa un tiempo fuera de turno para hacer el cambio de disco además de darle un mantenimiento general al equipo.

Durante el turno de producción de la pieza solicitada, no surgen paros inesperados, cumplimos con el plan de producción, cumplimos con el presupuesto de mantenimiento, el producto se embarca en tiempo, el cliente lo recibe en tiempo y con la calidad deseada; por lo tanto está satisfecho y tú terminas el turno sin pendientes y con una satisfacción de cumplir con tus objetivos.

¿Diferente cierto? Todo se resume a saber en dónde están los puntos clave a ponerle atención, para que la cadena no se rompa, los procesos fluyan uno con otro y al final obtengamos los resultados deseados.

Artículos Relacionados

¿Qué hace una consultoría empresarial?

La consultoría empresarial es un servicio profesional al cual acuden las organizaciones cuando buscan ayuda para realizar un cambio o

Ver Artículo
noviembre 23, 2021
Consultoría empresarial

Lograr mi estrategia – ¿Un juego mental?

En ocasiones pudiera parecer que la estrategia es solamente un pensamiento originado en la mente del director general de una

Ver Artículo
noviembre 23, 2021
Estrategia y Gestión

Desarrollo profesional, la educación dentro de la empresa

La oferta del desarrollo profesional dentro de las organizaciones se ha convertido en un factor de decisión para ingresar y/o

Ver Artículo
octubre 18, 2021
Capital Humano

Recibe nuevos artículos en tu correo

Suscríbete a nuestro newsletter mensual

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplica el Aviso de Privacidad y los Términos de Servicio de Google.

Mejoramos nuestros servicios a través de cookies propias y de terceros. Puedes obtener más información en nuestra política de privacidad.